Trump es un regalo para la izquierda

Trump es un regalo para la izquierda

“Para los españoles, un presidente americano de derechas es un regalo del cielo”, fueron las palabras de Inocencio Arias el pasado lunes en el coloquio “¿Un Nuevo Orden Mundial con Trump?” organizado por la Fundación Wellington en el Hotel Wellington de Madrid. Moderó el coloquio Ana Samboal y participaron el ya mencionado “Chencho” Arias, el ex Ministro José Manuel García-Margallo y el periodista José María Carrascal.

Una charla necesaria, con unos protagonistas que podían aportar toda la información que ni se suele escuchar ni leer en los medios de comunicación españoles, un debate con algo más que partidismo y vísceras, incluso con algo de humor.

El ex embajador Inocencio Arias reflejó una realidad que estamos “sufriendo” día a día en España, lo bien que le viene a la izquierda que en Estados Unidos haya un presidente de derechas, y todavía mejor si es un “fanfarrón, maleducado y machista” como Donald Trump. Y le viene bien porque efectivamente les permite ridiculizar al personaje y deshumanizarlo, al contrario que con Obama, que siendo el que más bombardeó, el que más deportó y el que más ataques hizo a sus críticos…tenía un aura de buenismo que le llevó a ganar el premio Nobel casi sin haberse quitado el traje de ceremonia que usó en la toma de posesión del cargo de presidente. A Obama se le subía a los altares pese a ser presidente de la malvada USA, pero a Trump se le baja a los infiernos porque no solamente es presidente de la malvada USA, si no que además es un tipo hosco y borde, es decir, un facha.

¿Pero tiene algo de razón Trump? pues parece que sí, a tenor de dos comparaciones que hizo el ex embajador Arias, una sobre el muro (el que ya está construido casi al 50% gracias a sus predecesores) y el cinismo que tenemos en España al criticar algo que usamos y ampliamos aquí incluso con Zapatero. Y la otra fue la OTAN y la defensa de Europa, haciendo alusión a que para los norteamericanos, los europeos somos unos “freeriders”, es decir, unos gorrones. Porque los países miembros de la OTAN se comprometieron a gastar un 2% del PIB en defensa y solamente 5 países lo cumplen. Si quieren defensa en el resto del planeta, que la paguen, pensaban y piensan muchos votantes de Trump.

El ex Ministro García-Margallo realizó unas exposiciones realmente brillantes sobre los nuevos equilibrios geopolíticos, que nos deberían alarmar en cuanto al giro brusco en tan poco tiempo, después de la Guerra Fría. El enemigo de antes, Rusia, es ahora el amigo de Estados Unidos, y por otro lado el tradicional aliado en la zona, China, es ahora el archienemigo. Ojo que hablamos de una China que está abogando por el libre comercio en contraposición a las tesis comerciales de Trump. ¡El mundo al revés!.

Los ponentes estuvieron de acuerdo en que Obama dejó una herencia de problemas en Oriente Medio, de difícil solución todos ellos, tanto Irak, como Afganistán, como Siria. Todos esos frentes los tendrá que encarar Trump con diligencia si no quiere que se le compliquen más todavía.

Sin duda estamos ante uno de los procesos más inciertos de la historia, pasando de la época de paz más duradera en el mundo occidental, a una sociedad que se ve atacada por el terrorismo islamista y que sufre una crisis económica y de valores, y que por eso se protege y se refugia en líderes populistas que hacen de lo antisistema su bandera.

Como dijo Carrascal, “siento haber sido así de pesimista en mi relato, pero quería que estuvieran avisados”. Pues eso, quedamos avisados.

¿Y tu que opinas? deja aquí tu comentario...