Los 15.000 socialistas que pueden romper España

Los 15.000 socialistas que pueden romper España

15.000 votos han separado a Pedro Sánchez de Susana Díaz, puede parecer mucho pero son poco más de la mitad de mi barrio, no llega ni para llenar un fondo del Bernabéu, apenas son los pasajeros que utilizan el Aeropuerto de Barajas en 3 horas y no llegan a ser los madrileños que utilizan el Metro de Madrid en un cuarto de hora. 15.000 soldados componían la fuerza UNIFIL (de Naciones Unidas) en 2006 en el Líbano en lo que se registró como la zona más militarizada del planeta, con 20 soldados por kilómetro cuadrado. Depende de como se venda la película, esa cifra será mucho o poco, pero lo que está claro es que para dirigir el destino de más de 40 millones de españoles a mí me parecen poco esos 15.000 socialistas. 15.000 españoles (y españolas, que diría Pedro Sánchez) han decidido que el PSOE lo lidere una persona que no piensa ser un freno a Podemos y que tampoco piensa ser un freno a los separatistas. Un líder que hizo de su programa político un “no es no” y punto. Alguien que ha llevado a los peores resultados del partido socialista en la historia, pero que ha utilizado su propia derrota como pólvora para cargar la ira de sus seguidores, al grito de “están hundiendo al psoe”. Si nos ponemos a diseñar un partido “ideal” seguramente los afiliados del PP no dibujarían este PP, y seguramente los afiliados del PSOE no retratarían este PSOE, pero en un mundo ideal la gente no moriría, no habría sufrimiento y Carmena no haría discursos de abuela con alguna que otra...
La embestidura

La embestidura

Por primera vez en España, asistimos a una investidura que no lo va a ser, asistimos al show de Pedro para que los españoles piensen que este señor puede ser Presidente y ocurra el milagro de que los tiburones sean devorados por el pingüino. Pedro Sánchez va a sentirse presidente por un día, lo podrá contar a los amigos y tendrá batallitas para las cenas familiares, pero el ridículo va a ser mayúsculo. Critica a Rajoy por estar solo pero él se presenta a la investidura sin mayoría simple, es decir, a sabiendas de que no sale. Va a ser la embestidura, porque le van a embestir todos los partidos (casi todos), unos por la izquierda, otros por las costas y otro por la derecha. Le van a decir que esto no es serio, que ha tomado el pelo al Rey, a sus socios (Ciudadanos) y a los españoles. No es serio pensar que con milongas te van a bailar tango 3 parejas diferentes. El objetivo único de Sánchez era quitar a Rajoy, el plan que presentó ayer en el Congreso era quitar a Rajoy, la unión que proponía con todos giraba en torno a quitar a Rajoy…pues parece que va a conseguir lo contrario, ahora Rajoy va coger sus palomitas y su coca-cola y va a disfrutar de la película. Lo que vamos a ver hoy (salgo mayúscula sorpresa) es que ese llamado “fin del bipartidismo” no es sino un caos que mantiene a España en un “stand by” desde hace meses, nos vendieron que tener muchos partidos era bueno, pero a la vista está que no es...
El día que el PSOE recuperó la bandera de España

El día que el PSOE recuperó la bandera de España

28 de octubre de 1982, el Partido Socialista Obrero Español acaba de ganar sus primeras elecciones generales en España, el líder del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno, Felipe González, se dirige a los españoles… Televisión Española (TVE) retransmite en directo el discurso del ya ganador y Presidente, Felipe González, en las calles se escuchan gritos de “Felipe, Felipe” y se ven banderas de España, algunas con textos escritos, por ejemplo en TVE se observa una que dice “Por el cambio. PSOE”. Durante más de 30 años, repito, más de TREINTA AÑOS en los que el PSOE ha ocultado la bandera de todos los españoles. Treinta años en los que se ha insultado a todo aquel que vestía una prenda con la bandera, hasta que España empezó a ganar competiciones internacionales de futbol y se empezó a ver la bandera como algo normal, pero Zapatero seguía ocultándola y en los mítines se podían ver ikurriñas, senyeras, banderas de Andalucía, etc, pero ninguna de España. El mensaje de “defensa” que utilizaban los socialistas cuando se sacaba este tema era “el PP se ha apoderado de la bandera” o “es la bandera de todos y el PP se piensa que es suya”. Los más radicales directamente, sin saber nada de la historia de España, decían “fachas”. Así durante muchos años, concretamente así desde que yo tengo uso de razón. La realidad es que el PSOE se quitó de encima la bandera, por decisión de Felipe González (me cuentan los amigos socialistas) y con la idea de acercar a los nacionalistas a sus postulados y lograr mejores acuerdos. Un error...
Carta abierta a los profesionales de la Sanidad en Madrid

Carta abierta a los profesionales de la Sanidad en Madrid

Quiero empezar como terminaré, deseando la recuperación de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, De primeras esta señora me parece un ejemplo de profesionalidad, porque asumió el riesgo que lleva implícito trabajar en el sector publico, que es el riesgo del daño personal (como los policías, los bomberos o los servicios de rescate). Me apena mucho lo que habrá sufrido con todo esto, al margen de su estado personal, saber que ha podido contagiar a más gente, la muerte de su perro, su marido ingresado…horrible. Dicho esto, me parece que una sociedad responsable debería dejar a las autoridades que trabajen, por el bien de todos. Torres Gemelas en Nueva York, todos a una; metro de Londres, todos a una; aquí a tortas desde el minuto uno. Pero podría llegar a entender que grupos de radicales la monten, vale. Incluso que nos vendan la moto de la humanidad con un perro (pobre perro) cuando les dan igual las vidas humanas de los misioneros que daban eso, su vida, por los demás. Por cierto, creo que se debe destacar el comportamiento del líder del PSOE, Pedro Sánchez, que si que ha decidido callar hasta que la investigación aclare lo ocurrido y hasta que se controle todo. Pero lo que no entiendo ni acepto ni me resigno a no condenar, es el comportamiento de algunos profesionales de la Sanidad madrileña, profesionales por decir algo porque no es la primera vez en que vemos como les importa bien poco la vida de los pacientes. Es la tercera vez que me llevo las manos a la cabeza por las barbaridades que leo. Todo empezó...