Cáncer: no te mata, te hace más fuerte.

Siempre lo he dicho y siempre lo diré, el cáncer no te mata…solo te hace más fuerte. Si es cierto que las terapias para combatirlo te provocan graves trastornos en el aparato digestivo, en el sistema nervioso o cardiovascular. Pero es raro que el cáncer te mate por sí mismo, siempre busca una excusa para no dar la cara, siempre se esconde. Al contrario que muchos pacientes, que lo afrontan de cara, que no le temen y que deciden combatirlo hasta el final, sin quejarse y poniendo una sonrisa. Esto no es algo que me haya inventado, es fruto de mis experiencias en los hospitales de día y en las consultas de oncología de varios hospitales madrileños. En los últimos 7 años he podido conocer a enfermos y familiares, a profesionales de la medicina y a voluntarios que dedican su tiempo a que los demás sonrían. Muchos años y muchas horas hablando y observando…mi conclusión es que hay grandes personas escondidas dentro de todos nosotros, pero nos empeñamos en que nadie las conozca, hasta que algo nos hace despertar y entonces empieza un mundo diferente. Cada caso es diferente pero si he observado que en la mayoría “Dios les pone una venda en los ojos” y esta no es una frase mía, es de muchos familiares. Esa venda puede ser un halo de autoprotección, un miedo que provoca la apatía ante los diagnósticos, una forma de combatir la intranquilidad, o simplemente una forma de decir “quiero vivir tranquilo este tiempo y ser feliz”. Hoy es el día mundial contra el cáncer pero realmente TODOS los días son el día...

feliz cumpleaños

El 27 de septiembre habría cumplido un año mas, un año mas de lucha, un año mas de coraje y un año mas de ejmplo de vida. Desde el 5 de agosto me he dedicado de lleno a impulsar un movimiento social llamado “indignados con los indignados” y por eso este blog ha estado en stand by. No hay mejor fecha para retomarlo que el 28 de septiembre y al final de este post lo comprenderéis… Le daban 3 meses de vida y aguantó 3 años y medio, con risas, sin lágrimas, con amor, sin odio, con paz…mucha paz. Nunca quiso preocupar a nadie, menos a su hijo, por eso aguantaba los 38 de fiebre, las náuseas, el dolor y el temor, los trombos, las malas noticias, las transfusiones, las miles de horas en urgencias o ingresada, las quimios… todo lo aguantaba para que no nos preocupásemos. No todos la habéis conocido, siento que no hayáis tenido esa suerte porque ha sido para mí el mayor ejemplo que he visto en mis ya casi 32 años de vida. Lucha constante, superación y una sonrisa permanente, todo para hacernos mas fácil su enfermedad. Ella sabía el desenlace final pero disfrutó todos los días de la vida y del regalo de una gran familia, a su vez la vida disfrutó de ella. Yo me puedo equivocar, la familia se puede equivocar, los amigos también, los oncólogos, las enfermeras, los auxiliares, doctores, amigos de amigos, conocidos de vista, vecinos… quizá tantas equivocaciones no tengan sentido. No, no nos equivocamos tantas personas, ella era EXCEPCIONAL. Alguien dirá que el cáncer pudo con ella,...

La Familia en España

Si mi anterior post estaba dedicado a la persona que mas me ha cuidado en este mundo, lo lógico es que en esta ocasión hable de lo que nos ha rodeado a esa grandísima mujer y a mí durante los años en los que hemos estado luchando contra el Cáncer, esa enfermedad que se cura. La Familia es la gran institución de este País, por encima de la monarquía, de la Guardia Civil o de la Iglesia, a pesar de su gran labor humanitaria, y lo es por una sencilla razón que todos vosotros comprenderéis. Si todo desapareciera (tenemos el ejemplo de Libia) ¿qué nos quedaría? ¿qué haríamos? ¿a quién pediríamos ayuda? A la FAMILIA y a los amigos. Lo que ocurre es que normalmente quién no falla nunca es la familia, pase lo que pase y hagamos lo que hagamos, siempre habrá algún familiar que nos asista. La familia vertebra desde hace siglos nuestra cultura, nuestra vida y no nos damos cuenta. Ocurrió en la época de Felipe González y su 20% de paro, si España no explotó fue porque los parados encontraban un plato de comida en casa de la madre, de la suegra, del primo o de la hermana. No hace mucho de esto y las personas de mas de 50 años lo recordarán, mucha gente en el paro pero nadie se moría de hambre y todo el mundo tenía un pantalón y un techo. Hoy en día ocurre esto con la vivienda, muchísimas personas no pueden pagar la hipoteca (por el motivo que sea) y recurren a los padres, a los hermanos e incluso a los...