El Madrid que nos dejará Podemos

El Madrid que nos dejará Podemos

Acaba el año y conviene que retome la actividad de este blog que siempre ha estado sacando las verdades del barquero y combatiendo el adoctrinamiento sectario de los que no entienden otra forma de hacer política que con el “conmigo o contra mí”. Y nada mejor para ello, que hablar de Madrid. Madrid está siendo gobernada por la ideología y debemos asumir que no hay vuelta atrás, todos los desmanes que ahora hagan, nadie los va a deshacer, cuanto antes se asuma, mejor. Tan culpable es Ahora Madrid (Podemos) como el PSOE, unos por hacer y otros por permitir que se haga. Un tandem que ha llevado a la Alcaldía a una señora que no es consciente de las consecuencias de sus actos y sus palabras. Madrid va a tener más atascos porque la ideología ha entrado de lleno en la Gran Vía y en febrero empezarán las obras para su peatonalización, dejando dos carriles y restricción a cualquier vehículo privado. Les dará igual que la Gran Vía sea el eje Este – Oeste de Madrid, lo van a hacer y punto. Y el que venga ¿levantará las aceras nuevamente? yo lo dudo. Madrid va a perder el 20% de los nombres de sus calles porque han metido la ideología en el día a día y las calles ya no son de personajes históricos, si no de “cabrones” y “fachas” o “revolucionarios” y “buenos”. Y el que venga ¿volverá a poner nombres de Generales franquistas a las calles? yo lo dudo. Madrid se queda sin inversores, Madrid ciudad se entiende, porque el dinero no gusta de asentarse en lugares...
La Operación Campamento

La Operación Campamento

El barrio de Campamento se sitúa en el suroeste de Madrid, este antiguo pueblo conforma uno de los siete barrios del distrito de Latina (cuyo nombre proviene de la preceptora de los hijos de los Reyes Católicos, Beatriz Galindo “la latina”) y atesora históricas reivindicaciones, paliadas en los últimos años por el beneficio de tener una estación de metro de la línea 10, Colonia Jardín. Porque una de las curiosidades de este barrio es precisamente que la estación de metro de Campamento no le pertenece, pues está ya en Aluche. Este barrio linda con los distritos de Moncloa, Arganzuela y Carabanchel, pero también con los municipios de Pozuelo y Alcorcón. Subterráneo y por superficie lo recorre el Arroyo Meaques, afluente del río Manzanares y orgullo de los ecologistas madrileños. Campamento tiene uno de los mayores accesos al mejor pulmón de Madrid, la Casa de Campo, tiene también el acceso directo a la Dehesa del Principe, un pequeño ecosistema muy querido por los vecinos y por los militares, ya que su Club de la Dehesa se encuentra en esos terrenos. Ayer mismo fui a correr por la Dehesa, hasta la M-40 y me encontré con unas maniobras militares (no doy detalles por prudencia). Los vecinos de Campamento sufren el llamado “triángulo de las bermudas” porque están encerrados entre las 3 heridas que conforman la Avenida de los Poblados, la Carretera de Extremadura A-5, y la Carretera de Boadilla. Esas tres cicatrices estrangulan al barrio desde hace años, muchos años. Soterramientos, desdoblamientos y planes han sido las eternas promesas de los partidos políticos, pero a día de hoy, nada de nada....
¡Fuego a tope!

¡Fuego a tope!

El Cuervo (The Crow) ofrece grandes momentos para el recuerdo, es como Pulp Fiction o El Gran Lebowski, siempre hay una escena que te viene a la mente cuando analizas momentos presentes. Es lo que me está pasando a mí cuando leo las declaraciones de algunos concejales del Ayuntamiento de Madrid, me viene a la mente la escena en la que “Funboy” y “Skank” gritan como locos, pistolas en mano, la famosa frase de “¡fuego a tope, fuego a tope, fuego a tope!”.  Es la noche del año en la que queman media ciudad y se desata el caos, una noche de delincuencia desatada, por encima de la controlada de los demás días. Un momento de locura en el que los secuaces de “Top Dollar” hacen literalmente lo que les sale de los huevos mientras no sea nada bueno. Pienso en esta escena cuando me imagino a los concejales de Madrid organizando la Cabalgata de Reyes, proponiendo que los niños recojan colillas, provocando que Wanda Group se vaya de España, comparando víctimas de ETA con víctimas de violencia policial o cambiando el nombre de las calles. Pienso en varios de ellos, botella en mano y iPhone6 en la otra, gritando “¡fuego a tope!” mientras tuitean como locos… Lo único que me tranquiliza cuando pienso en estos nuevos “Funboys” es recordar una de las mejores frases de esa película, la que le dice Eric Draven (El Cuervo) a Sarah cuando él la coge para que no sea atropellada por un taxi, Sarah se queja de no para de llover en la ciudad y Eric le dice “no llueve eternamente”.    ¿Te ha...
El atasco mental

El atasco mental

Llevamos semanas oyendo hablar de “atasco monumental” cuando ponemos la radio o vemos las noticias en la tv, pero realmente deberíamos hablar de otro atasco, el que va sin “monu” y deja la palabra en “mental”. El atasco mental que tiene la señora Carmena y su equipo de concejales, porque cuando alguien hace una cosa mal, podemos entender que es un error que le puede pasar a cualquiera. Pero cuando todo un equipo de gobierno no hace nada bien respecto a un tema tan sensible como es la circulación en la capital…no es algo puntual, no es un error que nos puede pasar a todos, no. Estamos hablando de un atasco mental, una huelga de ideas en las mentes de estos “brillantes” ediles. Manuela Carmena anuncia ayer por la noche que todo está ok y que Madrid circulará con normalidad, pero al levantarnos vemos que no, que lejos de la normalidad, se cierra el estacionamiento bajo amenaza de multa. Ante el caos reinante, los medios acuden a preguntar a la Concejal de la cosa, de medioambiente, y dice Inés Sabanés que no hay problemas porque se estaba anunciando en las marquesinas de los autobuses y en las radios. Es decir, amigo conductor, que si usted cuando conduce no mira las marquesinas de los autobuses o va escuchando un CD de Jimi Hendrix (por ejemplo) no se va a enterar de que no puede aparcar. Es más, las restricciones no significan que haya policías cortando tráfico no, significa que “allá te las apañes chato” porque si vienes de fuera de Madrid ¿qué pasa?. ¿Y las motos que? pues que los moteros...
El abandono y Ana Botella

El abandono y Ana Botella

  Abandono y Botella son dos palabras que han estado, están y estarán unidas al menos por unos cuantos meses… Pero no me refiero solamente al abandono electoral, a la decisión de no presentarse a las urnas como cabeza de lista en 2015, no. Me refiero al abandono de la ciudad en momentos tan graves como que unas niñas estuvieran agonizando en un hospital porque uno de tus pabellones municipales había albergado una macrofiesta que incumplía más de lo que cabe imaginar. Me refiero al abandono de las calles, de los contenedores, de la recogida de basuras en algunos momentos puntuales. Me refiero al abandono de los comerciantes en Sol, que veían como los perroflautas campaban a sus anchas por la ciudad, provocando destrozos sin que nadie se lo impidiera. Al abandono de las más puras formas estéticas en la contratación de personal y al abandono de la “calidad” y la “excelencia” a la vista de varios de sus colaboradores. El abandono ha llegado a ser incluso personal, no preocupándose de su propia imagen en varios actos internacionales, efectivamente Madrid 2020 fue la culminación del despropósito. Pero hubo muchos más, muchos actos donde Ana Botella “abandonaba” la prudencia que debe acompañar a un cargo público y no se estudiaba, ni preparaba los discursos… o peor, lo hacía y aún así metía la pata. Recuerdo actos donde se quedaba trabada, sin hablar, con cara de pánico. No una vez, que nos puede pasar a todos, sino muchas. Son muchos los que ahora salen a criticarla, sabedores de que el perro ya no muerde, valientes… Pero algunos dijimos que no era...