El abandono y Ana Botella

El abandono y Ana Botella

  Abandono y Botella son dos palabras que han estado, están y estarán unidas al menos por unos cuantos meses… Pero no me refiero solamente al abandono electoral, a la decisión de no presentarse a las urnas como cabeza de lista en 2015, no. Me refiero al abandono de la ciudad en momentos tan graves como que unas niñas estuvieran agonizando en un hospital porque uno de tus pabellones municipales había albergado una macrofiesta que incumplía más de lo que cabe imaginar. Me refiero al abandono de las calles, de los contenedores, de la recogida de basuras en algunos momentos puntuales. Me refiero al abandono de los comerciantes en Sol, que veían como los perroflautas campaban a sus anchas por la ciudad, provocando destrozos sin que nadie se lo impidiera. Al abandono de las más puras formas estéticas en la contratación de personal y al abandono de la “calidad” y la “excelencia” a la vista de varios de sus colaboradores. El abandono ha llegado a ser incluso personal, no preocupándose de su propia imagen en varios actos internacionales, efectivamente Madrid 2020 fue la culminación del despropósito. Pero hubo muchos más, muchos actos donde Ana Botella “abandonaba” la prudencia que debe acompañar a un cargo público y no se estudiaba, ni preparaba los discursos… o peor, lo hacía y aún así metía la pata. Recuerdo actos donde se quedaba trabada, sin hablar, con cara de pánico. No una vez, que nos puede pasar a todos, sino muchas. Son muchos los que ahora salen a criticarla, sabedores de que el perro ya no muerde, valientes… Pero algunos dijimos que no era...
Esperanza Aguirre, Alcaldesa de Madrid.

Esperanza Aguirre, Alcaldesa de Madrid.

Esperanza Aguirre debe ser la candidata del Partido Popular a la Alcaldía de Madrid. Así de claro, así de simple y así de necesario para que Madrid pueda recuperar el sentido común como ciudad. Esperanza Aguirre tiene muchos defectos, como yo, como tu que estás leyendo esto y como todos los que la critican. Tiene defectos, si, pero ha perdido el miedo y la vergüenza a decirlos en publico, esa es su ventaja. Si le preguntan qué opina del famoso aparcamiento en Gran Vía, responderá que fue un error, que metió la pata…pero, reconocido el error, saldrá la leona que lleva dentro y morderá el cuello de la gacela thompson que la esté criticando. Dira algo así como “pues que quiere usted que le diga, que metí la pata…pero ¿cuándo va a usted a reconocer que recibe dinero de Irán, o de Maduro?, porque España quiere saber si usted se financia con dinero de las dictaduras y los gobiernos que asesinan a tiros a estudiantes”. Esa forma de ser es la que le encanta al madrileño de centro-derecha, que al final es el votante del PP, que al final es el que pone y quita alcaldes en la capital. No tomar por tonto al votante, ser sincero y no cortarse un pelo en decir lo que todo el mundo quiere que digas, porque para eso eres la lideresa. Una señora en su casa un sábado por la tarde no puede decirle a Pablo Iglesias que es un cara dura y un golfo, por lo tanto la señora lo que quiere es que sea el invitado del Partido Popular el...

El genio de la BOTELLA

Somos muchos los afiliados al PP que asistimos atónitos a las declaraciones de Ana Botella, posible sustituta de Gallardón cuando éste se acerque más al lider (al estilo de bruto con Cesar). Dijo que “la gente está deprimida por el paro, eso asfixia mas que la contaminación” y claro, uno ya no puede mas… Yo he visto programas en la televisión en donde Ana Botella hacía unas aseveraciones muy inteligentes y mantenía una línea de defensa de España, contra ETA, abogaba por crear empleo, miraba con recelo las subvenciones, etc…es decir, una línea parecida a Aznar pero con un toque de cercanía. Eso estaba muy bien y mucho afiliados la admirábamos. Desde que llegó a la Alcaldía de Madrid la cagó… la cagó cuando no se mojó en la guerra Gallardón-Espe, porque la dejó en una equidistancia que en Madrid no se entiende, porque si no es capaz de separarse de Gallardón es que le defiende, y si le defiende estoy seguro de que no tiene principios. Porque Gallardón y su equipo (mas el equipo que el propio Alcalde) representan lo peor del PP y así lo sabemos los madrileños. Luego la cagó con las peras y las manzanas, porque se puede estar de acuerdo o no con el matrimonio gay, pero siendo primera teniente de Alcalde de Madrid se deben medir mas las palabras y hay que poner un poco mas de fuste al argumento. Y ahora nos viene con que el aire de Madrid tiene mas calidad que nunca…¡pero de que coño vas Ana! que pasa ¿que no sales del coche oficial y no respiras por la calle? esto ya es...